Los electroduendes del 600

Llevo varias semanas de sequía seiscientera y no será por falta de ganas. En esta ocasión no puedo circular debido al ataque persistente de los electroduendes que viven debajo del salpicadero de mi seiscientos. Me tienen frito 🙁

La bruja Averías, lider de los electroduendes que viven en mi coche :(
La bruja Averías, lider de los electroduendes que viven en mi coche 🙁

Empecé a sospechar cuando al dar el contacto, en lugar de escuchar el motor de arranque se oía “¡Viva el mal! ¡Viva el capital!” e instantes después el coche se apagaba. Total y radicalmente. No es que se calase, ¡Es que el coche se apagaba! Traías a alguien para enseñarle el problema y el mu jod… arrancaba a la primera, ronroneaba coqueto y circulaba sin problemas.

Pero en cuanto te confiabas ¡Zas! La bruja averías volvía a recochinearse y te apagaba el coche.

imageEstuve metido debajo del salpicadero tardes enteras intentando comprender qué es lo que estaba mal. Para mi gusto había demasiada cinta aislante… Bueno, a decir verdad, para mi gusto toda cinta aislante en la instalación de un coche es “demasiada”, pero aquí había demasiada-demasiada. De verdad.

Quité embrollos, cables que no iban a ninguna parte, seguí el esquema y, por fin me traje a Alfredo, que él sí que sabe de “chispas” de verdad, no como yo.

Rehicimos parte de la instalación, quitamos el cortacorrientes, que en realidad no era un cortacorrientes, era un cortocircuita-corrientes-a-masa, pero en lugar de hacerlo únicamente sobre el cable de la bobina lo hacía sobre un montón más de positivos… No se como no había saido ardiendo la instalación…

Clausor y volante desde abajo
Clausor y volante desde abajo

Entre las cosas raras-raras que había, estaba el conexionado del Clausor. Iban solo 3 cables: positivo, motor de arranque y otro que, instalacion hacia arriba, unía en un solo conector los cables azul y negro del alumbrado y servicios…

El cuarto cable que en la foto se ve pinchado, es el positivo de la radio. Si, así, por que yo lo valgo :((

 

Después de rehacer, reconectarlo todo según los cánones seiscienteros, descubrimos por qué estaba conectado así de raro el clausor. Simplemente ¡por que estaba estropeado! Cortocircuitaba dos de los contactos y al empezar a girar la llave, antes de llegar a la posición de parking, rozaba el contacto del motor de arranque…

Volví a dejaroa conectado como estaba hasta que consiguiera otra llave de contacto, convencido de que ese no era el origen de la avería y de que los electroduendes en realidad vivían en otro lugar… Pero resulta que no, que el cuartel general de los electroduendes está dentro del clausor. De hecho si pegas el oido se les oye reir dentro XD

Lo descubrí cuando a pesar de las mil pruebas realizadas en caliente, cuando todo iba bien y ya monté todo para darme una vuelta bajo la lluvia con mi jefa, resulta que la avería inicial (aquella que hacía que el coche sencillamente se apagase) se reprodujo de nuevo. La bruja Averías volvía a reirse de mi 🙁

Así que vuelta la mula al trigo y servidora bajo el volante. Ahora ya no hay duda: Mi instalación electrica está mucho más limpita y ordenada que antes, pero me toca comprarme un clausor nuevo… o anularlo y volver a conectar el del salpicadero, que también sería otra opción. Pero me daría mucha pena anular el antirrobo del volante.

En fin, seguiremos informando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *