Objetivo 2º maletero (1)

Imagen del lamentable estado en que se encontraba la parte trasera del seiscientos
Imagen del lamentable estado en que se encontraba la parte trasera del seiscientos

Como ya comenté en el anterior post, el pequeño maletero que hay detrás de los asientos era un desastre desde hace mucho tiempo. La base estaba hundida, por que es de cartón piedra forrado de plástico y estaba hecho polvo, así que decidí que este era un buen momento para quitarlo del todo, quitar el plástico que cubre la trasera con su esponjilla polvorienta y pensar a ver qué se podía hacer.

Navegando encontré un blog genial del compañero Chemita600, del foro 600 de mi arroba, que hizo algo grande con este cajón y terminó inspirándome. Así que este fin de semana me puse manos a la obra 🙂

Un metro de moqueta negra, otro de suelo de goma y una plancha de aislante acústico
Un metro de moqueta negra, otro de suelo de goma y una plancha de aislante acústico…

Lo primero de todo fue una visita al Leroy Merlyn para comprar una plancha de aislante acústico de 2cm de grosor, un metro de moqueta negra (suavita) y otro metro de suelo de goma estupendo, que lo mismo vale p’a un barrío que p’a un fregao. En mi caso el fregado será rehacer el suelo del maletero delantero, que parece Chernobil. Pero eso ya lo pensaré otro día 😕

Feliz con mi compra y con otro detallito para el ajuar mecánico (una llave de carraca pequeñita para poder meterla en sitios difíciles) me volví al garaje más contento que unas castañuelas.

Lo primero que hice fue forrar de aislante acústico toda la trasera, desde el cristal hasta la tabica que hay bajo el respaldo, a la altura de las ruedas. Yo fui menos sutil que Chema, que es un auténtico artista, y lo hice todo de una única pieza corrida en lugar de ir recortando y pegando.

Insonorizando el motor en el 600
Insonorizando el motor en el 600

En realidad la escusa que me di a mi mismo es que no quería pegar nada, por que siempre que modifico algo en el coche mi máxima es “que sea reversible”, para que si un día me arrepiento pueda dar marcha atrás y dejarlo como estaba en origen.

Recorté bien la parte redonda de detrás con un patrón que me hice en papel y aprovechando los 3 agujeros que tiene el coche para sujetar el plástico negro con grapas de goma pasé 3 lindos tornillos de métrica 6 con sus correspondientes mega-arandelas y sus tuercas. Ya no se escapaba. Luego fui dándole forma a los laterales, permitiendo que se ajustase al máximo, recortando el resalte de la caja de cambios y atornillando también la espuma a los laterales a los otros 2 agujeros que tiene la chapa por encima de los pasos de rueda para sujetar el plástico negro.

imageDespués de ajustado, sobre todo los laterales del resalte de la caja de cambios, quedaba la pieza del suelo, bajo el culo del asiento trasero.

Tiempo estimado para la ñapa: toooooda la mañana 😆

Una vez liquidado el aislamiento acústico comenzó la carpintería. Compré unas tablas de DM de 7mm y con los restos de cartón piedra ajusté lo más posible la forma.

Rehaciendo el cajón trasero del seiscientos
Rehaciendo el cajón trasero del seiscientos

Tuco importante: Las tablas no van pegadas entre sí a escuadra, si no con un ángulo esotérico y misterioso, así que si vais a intentarlo, procurad reaprovechar el listón interno que ya lleva ese ángulo cortado.

El nuevo cajón del segundo maletero
El nuevo cajón del segundo maletero

Una vez cortadas las tablas, hice una puertecita en la tabla superior para poder acceder al hueco done iba/irá el encendido electrónico, encolé bien, atornillé con ahínco y dejé reposar toda la noche para que la cola blanca tirara.

(Continuará…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *