Tapizando la bandeja bajo-salpicadero, ajustando la radio y el altavoz

La bandeja tapizada y la radio bien fijada
La bandeja tapizada y la radio bien fijada

Después de la limpieza a fondo que hice el mes pasado me di cuenta de que por mucho que limpiase la bandeja, hay cosas que no mejoran. Por eso  la quité, tan solo un par de tornillos en los lados y tirar de frente para soltar las grapas del fondo. ¡Chan! Bueno, chan todavía no por que la radio estaba conectada con un cable que pasaba por detrás de los tubos de la calefacción. Y (hay Dios mío) estaba empalmado sin aislar y tocó la chapa. ¡Chas! Menos mal que justo por encima estaba el fusible de la radio y no llegó la sangre al río 😯

 

La radio y el altavoz
La radio y el altavoz

La moqueta negra que compré en L&M es muy resultona. Puse un cartón en el suelo, encima la moqueta y la bandeja sobre ella, la recortándola con un cutter grande. Para fijarla la encajé bajo el proteje-rodillas de delante y utilicé un poco de cinta de doble cara gruesa en varios puntos. El resultado ha sido realmente impresionante 🙂

Otra ventaja clara es que los tornillos que fijan la radio ahora quedan tapados y el cable camuflado. El altavoz, que es de época igual que la radio, queda perfectamente encajado entre los dos tubos de la calefacción. Es una chorrada, pero una chorrada muy resultona 😉

La radio tiene un toque setentero auténtico
La radio tiene un toque setentero auténtico

Otra cosa que me tiene “el corazón partío” es la radio. La verdad es que es un modelo muy muy sencillo, solo tiene AM, pero tiene el encanto de lo auténtico setentero. Es una Bremen 73.

En cambio tengo otro autoradio ochentero-noventero en el cajón que en contra tiene, precisamente, que es mejor: AM y FM, estéreo, con cassette y con sintonizador digital… Esto último es lo que me mata ¿Cómo ponerle al peloto un sintonizador digital 🙁

Pero ese autoradio me permitiría meter un casete con la banda sonora pelotera que estoy preparando, lleno de canciones dabadabaderas, anuncios setenteros, sintonías de programas de radio de la época… ¡Ains! Menos mal que no he de decidir hoy. Hoy solo toca contárlo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *