Nuevo logo para la bigotera

Bigotera logo curioso
Bigotera logo curioso

Cuando compré el coche, hace ya mucho tiempo, la bitotera no tenía en el centro el logo rojo de “Seat” que le correspondía, si no una chapita de aluminio negra con una “S” muy curiosa atornillada.

Al poco tiempo, en la feria ClassicAuto, compré la chapita con el logo original. El problema es que como no la monté inmediatamente, la laca roja se me rompió y saltó. Resultado: la metí en una bolsita con autocierre hasta hoy.

Con el paso del tiempo se me olvidó y llegué a acostumbrarme tanto a su imagen curiosa que casi me daba pena pensar en cambiarlo, le daba personalidad. Pero hay que reconocer que aunque la chapa era “curiosa”, desde luego no era muy “original”.

Leer más

Nuevas luces H5 para el seicientos

Comparación de bombilla halógena H5 y redonda europea
Bombilla europea y H5

El otro día me regalaron una antigua caja de luces de repuesto de 127. Al abrirla me di cuenta de que las bombillas que tenía dentro no eran las redondas normales si no unas estupendas lámparas halógenas H5 de casquillo europeo, como las de las que montan los faros de nuestros Seat 600

 

Así que me puse manos a la obra y desmonté los faros.

 

Leer más

Cortacorriente y cortocircuito en el seiscientos

agujero en la chapa
El cortocircuito agujereó la chapa

Como comentaba en el post anterior, desde hace varias semanas que utilizo el seiscientos casi como coche de diario para muchas pequeñas salidas cotidianas: pequeñas compras, ir a casa de de alguien, dar una vuelta… Y la verdad es que cuanto más lo muevo mejor se comporta: Arranca en frío perfectamente, el motor suena más redondo, la frenada ha mejorado. Y encima disfruto como un niño.

Pero el otro día al volver a casa después de una de estas escapadas, al girar a la derecha en una curva el coche volvió a “apagarse”. Literal. Como si hubiera quitado la llave de contacto. Después de revisar conexiones me di cuenta de que al girar en la curva, con la centrífuga la batería se había movido y el positivo tocó en la chapa. Tanto fue así que le hizo un hermoso agujero :-S

Leer más

Cambiar el Clausor del 600

Clausor y volante desde abajo
Clausor y volante desde abajo

Como ya adelanté en un artículo anterior, tras repasar la instalación eléctrica ahora quedaba claro que la avería que ocasionaba que el pelotilla se apagase totalmente y sin previo aviso estaba en la propia llave de contacto.

Puedes leerlo en Los electroduendes del 600.

Mi Seat 600, que es un modelo E, tiene anulada la llave de contacto del salpicadero y en su momento le pusieron como “extra” el “Antirrobo Clausor” en la caña del volante. Y ahí es donde vivían los electroduendes que hacían que cuando menos te lo esperaras el coche se apagara… Algo raro debía tener dentro…

Leer más

Un 600 a escala 1/8 en el quiosco

Primera entrega Seat 600 1/8

Que conste que esto no es publicidad, que ya sabéis que este blog no tiene anuncios ni nada que se le parezca, por que solo es un puro diario seiscientero, pero es que no me resisto a compartir mi descubrimiento:

¡Un 600 D a escala 1/8 con todos los detalles!

En los quioscos está el número 1 y en la web de la editorial toda la info de la colección. El resultado es un peloto de en torno a 40 cm de largo con luces, dirección, manecillas que suben y bajan los cristales, claxon… Yo que se…

Leer más

Los electroduendes del 600

Llevo varias semanas de sequía seiscientera y no será por falta de ganas. En esta ocasión no puedo circular debido al ataque persistente de los electroduendes que viven debajo del salpicadero de mi seiscientos. Me tienen frito 🙁

La bruja Averías, lider de los electroduendes que viven en mi coche :(
La bruja Averías, lider de los electroduendes que viven en mi coche 🙁

Empecé a sospechar cuando al dar el contacto, en lugar de escuchar el motor de arranque se oía “¡Viva el mal! ¡Viva el capital!” e instantes después el coche se apagaba. Total y radicalmente. No es que se calase, ¡Es que el coche se apagaba! Traías a alguien para enseñarle el problema y el mu jod… arrancaba a la primera, ronroneaba coqueto y circulaba sin problemas.

Pero en cuanto te confiabas ¡Zas! La bruja averías volvía a recochinearse y te apagaba el coche.

Leer más