La trampilla deflectora del radiador

Detrás del radiador del 600
Detrás del radiador del 600

Al quitar el radiador queda a la vista “la magia” que permite que el aire empujado por el ventilador vaya en contra de la dirección de marcha del seiscientos y luego baje para salir al exterior.

Además, al fondo, pueden verse las dos trampillas que, accionadas desde el interior, abren el paso del aire caliente hacia el tunel que llega hasta el parabrisas o hacia los pies de los pasajeros. ¡Toda una aventura térmica!

En la parte inferior, y de color negro en la fotografía, se encuentra la trampilla deflectora que se abre y se cierra según se caliente el termostato del radiador.

En mi caso estaba muy oxidada por dentro, así que aproveché para darle un buen lijado con un cepillo metálico en la taladradora, un buen cepillado y después un tratamiento anti óxido que lo que hace es transformar este en un acabado de color negro bastante chulo.

Si te fijas, en la parte superior de la foto se ve una trampilla pequeñita abierta. Esa trampilla es la que abres cuando giras 90 grados la manija de la calefaccion que se encuentra en el suelo del coche, a los pies de los pasajeros de atrás. Cuando se abre el aire caliente del radiador fluye bajo el asiento trasero y en invierno da gustito. En verano ya da menos 🙂

Un poco más abajo hay otra trampilla algo más pequeña. Esta otra es la que se abre cuando giras 45 grados la misma manija de antes y lo que hace es permitir que el aire caliente del radiador enre por el tunel central del piso del coche y llegue hasta la parte delantera, donde el piloto decidirá si quiere calorcito en los pies o prefiere que vaya a través de dos tubos hasta el parabrisas.

En esta parte de la aventura saqué en claro 3 cosas:

  • Limpiar mucha guarrería
  • Acabar con el óxido de la trampilla deflectora
  • Averiguar por donde salía el aire según girase la manija de la calefacción

No está mal, un 3 x 1

La dínamo y la trampilla oxidada
La dínamo y la trampilla oxidada

 

Renovando el circuito de refrigeración del seiscientos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *