Calentón y vuelta a boxes

El pelotilla en el quirófanoHace unos meses nuestro querido peloto volvió a sufrir un calentón importante. Esta vez fue al poco de salir. De forma brusca tuve que apagar el motor, abrir el capó y esperar pacientemente a que la aguja del agua bajara.

Nada más arrancarlo de nuevo, la aguja volvió a dispararse. Volver  con el motor encendido no era una opción.

Por suerte el camino hasta el garaje era cuesta abajo, así que con la ayuda de Newton terminé llegando en punto muerto y con el contacto en posición garaje.

Una vez frío y ya en casa lo volví a arrancar y quité el tapón del radiador para comprobar si el agua circulaba. Pues no, aunque la bomba y el ventilador giraban, el líquido ni se movía.

El diagnóstico estaba claro: la bomba de agua se había ido a hacer puñetas. Maneras ya apuntaba cuando por el tubo que va desde la culata a la bomba de agua no circulaba nada de agua, como dije un año antes aquí.

Por causas ajenas a nuestra voluntad, como decían en la tele antes, la reparación se ha ido posponiendo durante más de medio año, pero al fin ya estamos metidos en harina, así que voy a utilizar este artículo como índice de los pasos en los que me he metido.


Allá vamos:

Operación Calentón del desierto

Objetivo: Renovar todo el circuito de refrigeración del peloto.

Pasos:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *